jueves, 12 de diciembre de 2013

PATEANDO PORKERIA



MEMORIAS

"Si no me falla el cerebelo, mi primer contacto con la banda (además de conocer a Raúl por andar ambos en DDT) fue en Junio de 2001, mientras preparabamos en el Gaztetxe de Retuerto nuestro 4º aniversario. A mi cargo estaba, junto a Kistine y Alfonso si no me equivoco, el concierto del día grande, y andábamos a la busca de bandas. Pensamos en alguna de las bandas de DDT, pero como queríamos saber lo que podían pedir antes de llamarlas, me puse en contacto con la distri. Al otro lado de la línea respondió Raúl, aunque no sirvió de mucha ayuda (como curiosidad, finalmente llamamos a nuestros compañeros de Ultima Neurona, apenas conocidos en aquel entonces y que tocaban por segunda vez en un mes, a los Restons Sobres y a MPB. Al igual que el resto del día, con comida popular en la Herriko Plaza, feria, y kalejira hasta el Gaztetxe, el concierto fue muy exitoso, más de cien personas en una soleada jornada de Junio en el patio trasero del Gaztetxe. Posiblemente el mejor aniversario celebrado del Gaztetxe). Pero sí que nos sirvió a ambos para crear lazos.

Era conocido tanto en el Gaztetxe como en DDT que llevaba un curso aprendiendo a tocar el bajo, cumpliendo un sueño ya viejo, pues siempre me ha interesado el sonido grave del bajo, y más aún el tocar en un grupo. Raúl aprovechó esa información para preguntarme si me interesaría tocar en Pateando Porkería, pues su hasta entonces bajista Tasio lo dejaría en unos tres meses tras grabar el nuevo disco.

La propuesta me pilló desprevenido, pues no me esperaba que alguien me preguntara tan pronto. cuando aún me faltaba mucho por ver. A decir verdad, Raúl me confesaría que no buscaron demasiado (mejor dicho, fui yo el único al que acabó preguntando). Ahora sería muy distinta la cosa, supongo que la trayectoria te enseña algunas cosas o porque tienes otras aspiraciones, pero no creo que ahora fuésemos a tocar con alguien tan novel como lo era yo si no tuviese algunos mínimos que en aquel entonces ninguno teníamos. Pero en esa época valían más las ganas, todos eramos malos y nada técnicos, cosa que tampoco ha mejorado la ostia en el tiempo, je je je... No tardé en decirle que si. Raúl se sorprendió por la celeridad y no era para menos, pues antes apenas había reparado en ellos. Distribuir si, pero casi no la había escuchado. Pesaron más las ganas de tocar que saber con quien me juntaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario